MIS DERECHOS SON TUS DERECHOS

Autor: Fernando Sánchez A. Fuente: Yo Influyo

mamahija  La primera parte de esta idea es la clave para entender qué son los Derechos Humanos: “conjunto de prerrogativas inherentes a la naturaleza de la persona”, es decir, conjunto de derechos que forman parte de lo que las personas somos, por el simple hecho de ser lo que somos.

Lo siguiente a reflexionar es “qué es la persona humana”. Este es un tema que fue abordado por los antiguos filósofos y pensadores de la humanidad. De esta reflexión profunda que cada uno debemos hacer, llegamos a una conclusión muy clara: todo lo que nos rodea o ya estaba o fue creado por nosotros (los seres humanos). Pero de esta observación se concluye que todo implicó un Creador. Desde la estrofa portentosa de un poema, hasta el lápiz o la computadora con la que estamos comunicándonos actualmente.

De ahí que haya creadores y creados, en ese sentido todo lo que nos rodea en algún momento implicó la mano o la acción de un Creador, hasta que llegamos a la esencia de las cosas, nos atoramos y nos preguntamos bajo esta evidente lógica “¿quién creo al primer hombre?”.

Lo que es evidente es que no somos producto de la casualidad, aunque haya algunos locos que se empeñen en desafiar la inteligencia humana. Por otro lado también nos queda claro que tenemos una limitación y es que no podemos conocer a nuestro creador como conocemos a sus criaturas y las obras realizadas por sus criaturas.

Lo importante es entender que somos criaturas con ciertas características que nos hacen seres especiales en este mundo. Esas características son más que evidentes. Tenemos algo que nos hace muy diferentes a todos los demás seres vivos de éste planeta (y mientras no se demuestre otra cosa, del universo), y es el hecho de que podemos reflexionar sobre nosotros mismos, es decir, tenemos inteligencia, además somos libres, tenemos voluntad. Por eso es que cualquier ser humano puede decidir libremente y puede buscar los medios para hacerlo. No podemos decir lo mismo sobre ningún otro ser vivo, ni los delfines, seres que tienen una estructura mental mas sofisticada, ellos no han podido salir de el agua, en cambio nosotros no solo hemos podido navegar e incluso entrar hasta lo mas profundo del mar, sino que hemos podido viajar a la luna, fuera de nuestro planeta. Y muy probablemente en unos cientos de años conoceremos otros planetas.

No cabe duda de que la raza humana es especial y es necio pensar en lo contrario. Claro que justamente eso que nos hace diferentes conlleva una gran responsabilidad porque tenemos poder sobre todo lo que nos rodea y tenemos la capacidad de saber qué hacemos cuando ejercemos ese poder.

Somos criaturas especiales y superiores por ello somos dignos. Así mismo todo lo que nos pertenece como personas tiene ese gran realce y tiene una razón de ser. Más allá de que tenemos la capacidad de pensar que pensamos hay una característica esencial en nosotros, irremediablemente inseparable: la VIDA, y al ser seres dignos podríamos decir que la VIDA DIGNA. Por eso nuestro principal y fundamental derecho humano es la Vida Digna.

¿Qué es la Vida de un ser humano? Cada día que nos acercamos más a nuestra esencia de vida nos maravilla lo grandioso de nuestra naturaleza. Ni el robot más sofisticado puede hacer al mismo tiempo todo lo que nosotros hacemos, o suplir como las personas con capacidades diferentes sus incapacidades por otras nuevas capacidades.

Por eso nos hacemos bolas cuando queremos “re-definir” los derechos de las personas para agregar derechos que van contra nuestra naturaleza que es la Vida Digna.

El ser humano ES desde el momento en que se manifiesta la Vida en él, es decir el momento mismo de la concepción, y esto lo confirma cada día más la ciencia. Una vez más es claro que pensamos y estudiamos sobre nosotros mismos.

Un óvulo y un espermatozoide, solo dos células (es decir somos de naturaleza uni-sexual), que se unen, fusionan o se implican para desde el primer instante de su unión puedan cumplir con la misión, nuevamente NATURAL de dar vida a otro nuevo ser humano (no a un perro, no a un elefante, no a una flor). Ese ya ser humano, obedeciendo a su naturaleza, crecerá y se desarrollará, se reproducirá y por su naturaleza en algún momento morirá.

Por eso el principal, fundamental y único derecho humano es el derecho a la vida digna. De ahí, y solo de ahí, pueden emanar condiciones que hagan que se respete ese derecho que tenemos por ser quienes somos. Esas condiciones se han mal llamado “otros derechos humanos”, pero en realidad lo más importante es entender que vivir dignamente (respetando nuestra naturaleza) es el único derecho humano.

Esa inteligencia y voluntad que nos hacen libres y nos dan el poder sobre lo creado nos permiten modificar nuestro entorno. Esta modificación de nuestro entorno nos abre cada día más a nuevos retos, pero no cambia ni cambiará la esencia del ser humano y todo debe hacerse teniendo presente nuestra naturaleza y con ello nuestro derecho de vivir dignamente.

Por eso es absurdo hablar de los derechos humanos de las mujeres o de los niños. Porque son los mismos derechos que tiene toda persona para vivir con dignidad.

Teniendo claro esto, todo lo que debemos hacer es poner las condiciones para que todo ser humano viva conforme a su naturaleza, las mujeres, los hombres, los niños, los ancianos y los plusválidos.

Hagamos un esfuerzo por reflexionar y entender quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Si aclaramos esa idea central, nuestra convivencia será mucho más sencilla. Empecemos por nosotros mismos entendiendo que mis derechos son tus derechos por que tú y yo somos personas.

La solidaridad es un principio elemental de la sociedad mediante el cual reconocemos la dignidad de otra persona, y no solo la reconocemos sino la procuramos.

http://www.yoinfluyo.com.mx/artman/publish/article_5032.php
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org