RESOLUCIóN ORIGINAL A FAVOR DE LOS PADRES DE FAMILIA

Autor: ---- Fuente: United Nations International

Quincuagésimo octavo período de sesiones Tercera Comisión Tema 113 del programa

La importancia del papel de los padres en el cuidado, el desarrollo y el bienestar de los niños
Promoción y protección de los derechos del niño
Afganistán, Argelia, Azerbaiyán, Benin, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camerún, China, Congo, Côte d'Ivoire, Dominica, Egipto, Eritrea, Gabón, Guinea, Haití, Lesotho, Madagascar, Malawi, Níger, Nigeria, Pakistán, Qatar, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República Dominicana, Senegal, Sierra Leona y Swazilandia: proyecto de resolución revisado

La Asamblea General, Recordando la Declaración Universal de Derechos Humanos1, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos2, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales2 y el Convención sobre los Derechos del Niño3, Recordando también todas sus resoluciones anteriores sobre los derechos del niño, la más reciente de las cuales es la resolución 57/190, de 18 de diciembre de 2002, y tomando nota de la resolución 2003/86 de la Comisión de Derechos Humanos, de 25 de abril de 20034, Reconociendo la función de los padres en la familia y su responsabilidad compartida en la instrucción de los hijos, Convencida de que la igualdad de derechos, oportunidades y acceso a los recursos, la distribución equitativa entre el hombre y la mujer de la responsabilidad familiar y una colaboración armoniosa entre ambos, son esenciales para su bienestar y el de su familia, así como para la consolidación de la democracia,
Reconociendo la necesidad de políticas que apoyen y refuercen las condiciones que facilitan el ejercicio efectivo de los derechos, los deberes y las responsabilidades de los padres, los tutores legales y otras personas encargadas de los niños, de forma coherente con la evolución de la capacidad de los niños, e impartan directrices y orientaciones apropiadas para que los niños ejerzan sus derechos,
Reconociendo también que un considerable número de niños carece de apoyo de los padres, incluidos los niños huérfanos por el VIH/SIDA, los que trabajan o viven en la calle, los niños desplazados dentro del país o refugiados y los niños víctimas de trata y de explotación sexual y económica,
Reconociendo además que cientos de millones de niños sufren a causa de la guerra, la violencia, la explotación y el descuido y del abuso y la discriminación en todas sus formas y que en todas las partes del mundo hay niños que viven en circunstancias especialmente difíciles,
Reafirmando la necesidad de que todas las políticas de desarrollo social y económico respondan plenamente a las diferencias y los cambios en necesidades de las familias y cada uno de sus integrantes, así como de prestar el apoyo necesario a las familias más vulnerables y a sus miembros más vulnerables,
Observando que las disposiciones relacionadas con la familia de los documentos finales de las cumbres y conferencias de las Naciones Unidas celebradas en el decenio de 1990 y sus procesos de seguimiento siguen proporcionando orientación normativa sobre las formas de fortalecer los componentes de las políticas y los programas que se centran en la familia como parte de un enfoque amplio e integrado del desarrollo,
Consciente de que el bienestar de los niños es de vital importancia para todos los pueblos de todas las naciones,

1. Reconoce la capacidad y el deber propios de los padres de guiar a los niños debidamente, criarlos en un entorno sano e inculcarles el sentido del deber, la integridad, la responsabilidad, el civismo, la compasión y del servicio al prójimo para ayudar a fortalecer a las familias, las comunidades y las naciones del mundo;

2. Reafirma que los padres tienen el derecho de elegir qué tipo de educación quieren para sus hijos;

3. Alienta a los padres y los tutores legales a que se aseguren en cuanto esté a su alcance de que la educación del niño se oriente a:
a) Desarrollar su personalidad, talento y capacidad mental y física hasta el máximo de sus posibilidades;
b) Inculcarle el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como por los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas;
c) Inculcarle el respeto a sus padres, a su identidad cultural, idioma y valores propios y a los valores nacionales del país en el que viva, del país del que proceda y de las civilizaciones distintas de la suya;
d) Prepararlo para llevar una vida responsable en una sociedad libre, con un espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad entre los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena;
e) Inculcarle el respeto al medio natural;

4. Reafirma que debe respetarse la libertad de los padres y, cuando corresponda, los tutores legales, de ofrecer una educación religiosa y moral a sus hijos acorde con sus propias convicciones;

5. Reconoce el deber de los Estados de no discriminar entre los padres por razones de género, nacionalidad o de otro tipo;

6. Insta a todos los gobiernos a que presten asistencia apropiada a los padres y tutores legales en el desempeño de sus obligaciones en la crianza del niño y a que establezcan instituciones, instalaciones y servicios para la atención de los niños;

7. Reafirma que la maternidad, la condición de madre, el ejercicio de la función de tal y la función de la mujer en la procreación, no deben ser motivo de discriminación ni limitar la plena participación de la mujer en la sociedad y reconoce la importante función que suele desempeñar la mujer en muchos países en el cuidado de otros miembros de su familia;

8. Reafirma también que los Estados deben adoptar todas las medidas apropiadas para que los hijos de padres que trabajan tengan derecho a aprovechar los servicios e instalaciones de atención a los niños que les correspondan, así como la obligación de los Estados de alentar la prestación de los servicios sociales de apoyo necesarios para que los padres puedan combinar las obligaciones familiares con las de trabajo y de participación en la vida pública;

9. Insta a los Estados a que:
a) Hagan cuanto esté a su alcance para que se reconozca el principio de que ambos padres tienen obligaciones comunes por la crianza y el desarrollo de sus hijos y de que los padres o tutores legales tienen la responsabilidad primordial de atender a la crianza y el desarrollo del niño con el interés superior de éste como consideración primordial;
b) Respeten el derecho del niño que haya sido separado de uno o ambos padres a mantener relaciones personales y un contacto directo con los dos de manera periódica, excepto en los casos en que ello sea contrario a su interés superior;
c) Se aseguren de que el niño no sea separado de sus padres contra su voluntad, excepto cuando las autoridades competentes, con sujeción al examen judicial, decidan, de conformidad con las leyes y procedimientos aplicables, que esa separación es necesaria en el interés superior del niño y de que en los procedimientos de esa índole se dé a todas las partes interesadas la posibilidad de participar y dar a conocer su opinión;

10. Invita a los Estados a que adopten medidas especiales para ayudar a los niños que viven sin apoyo de los padres, incluidos los niños huérfanos, los que trabajan o viven en las calles, los niños desplazados dentro del país o refugiados, los niños víctimas de la trata y la explotación sexual y económica y los niños encarcelados, así como a las instituciones, las instalaciones y los servicios para su cuidado;

11. Invita también a los Estados a que ayuden a las familias monoparentales y presten especial atención a las necesidades de las viudas y los huérfanos a fin de ayudar a establecer vínculos de tipo familiar, especialmente en circunstancias difíciles;

12. Pide al Secretario General que incorpore actividades relacionadas con los padres en la celebración del Día Internacional de la Familia que tendrá lugar en las Naciones Unidas el 15 de mayo;

13. Pide también al Secretario General que, al preparar su informe sobre "Desarrollo Social, incluidas cuestiones relativas a la situación social en el mundo y a los jóvenes, el envejecimiento, los discapacitados y la familia", que le presentará en su quincuagésimo noveno período de sesiones, preste atención a la aplicación de esta resolución.


1 Resolución 217 A (III).
2 Véase la resolución 2200 A (XXI), anexo.
3 Resolución 44/25, anexo.
4 E/2003/23 (Part I), cap. II, secc. A.

http://www.un.org
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org