ARRANCA III CONGRESO MUNDIAL DE FAMILIAS
Urgen a fortalecer a la familia como base de la sociedad ante el entorno de corrupción y mentiras
Autor: ---- Fuente: III Congreso Mundial de Familias

· Participan en la inauguración Marta Sahagún de Fox, Primera Dama; Josefina Vázquez Mota, secretaria de Desarrollo Social, entre otras personalidades

México, D.F., 29 de marzo de 2004. Ante más de tres mil 500 asistentes provenientes de organizaciones civiles y sociales nacionales e internacionales y representantes de distintas religiones, entre otros invitados, comenzó el Tercer Congreso Mundial de Familias cuya inauguración estuvo a cargo de la Primera Dama Marta Sahagún de Fox quien resaltó el valor que tiene para una persona el crecer y desarrollarse dentro de la protección del seno familiar.
Al tomar la palabra, Jesús Hernández Ramos, Presidente del Tercer Congreso Mundial de Familias, capítulo México, dio la bienvenida a los congresistas al encuentro que calificó de histórico porque también sirve para festejar el décimo aniversario del año internacional de la familia, tal como fue promulgado por la Secretaría General de las Naciones Unidas, el 4 de diciembre del año pasado.
Hernández dijo que la reunión de hoy es un síntoma de confianza en la humanidad, en su pasado lleno de alegrías y de tristezas, de aciertos y de errores, de verdades y de incertidumbres; y, en su presente que en pleno siglo XXI lleno de guerras y terrorismo, de corrupción y de mentiras pero también provisto de un gran desarrollo tecnológico y de cierta esperanza del logro de la paz como una aspiración universal de todas las naciones.
“Sin embargo, ¿puede existir la paz cuando hay hombres y mujeres, niños y familias que no viven según las exigencias de su propia dignidad humana?¿Puede existir una paz duradera en un mundo donde imperan relaciones sociales, económicas y políticas de gran desigualdad entre las naciones”, cuestionó en su discurso Hernández Ramos.
Por lo tanto, aseguró, nos corresponde “la gravísima” responsabilidad de construir en común todo lo relativo al establecimiento de la paz que requieren todas las naciones.
Sostuvo que el punto de unión de todas las religiones del mundo es precisamente la familia con toda su riqueza material y espirtual, humana y trascendente. Todos los hombres de todas las naciones, de todas las relgiones, de todas las ocupaciones somos herederos del mismo patrimonio que es la familia.
Comentó ante la situación que vive la humanidad se requiere de hablar de una nueva solidaridad, la de la familia, como una solidaridad para todos los hombres, jóvenes, niños de todos los países.
Exortó a la comunidad a encontrar fórmulas para impulsar la conciencia y el respeto por la estructura de la familia, en el contexto de las libertades religiosas, derechos jurídicos, desarrollo humano, de su vida civil, buscando la convivencia pacífica en la organización de cada pueblo desde una perspectiva de familia.
“En especial estimados jóvenes de hoy, anclas del futuro de la humanidad, en estos tres días, en esta gran cumbre mundial de familia, emprendamos todos los pasos concretos a fin de asegurar el pleno respeto a la libertad de conciencia, en lo jurídico y en lo humano.
“El reforzamiento de los instumentos jurídicos en los ámbitos político y social. Con amor a la verdad, a la justicia, formación de la conciencia humana y social, defensa de los derechos de la familia en la educación de los hijos, en su participación en el mundo laboral, en los medios de comunicación social, en la sociedad civil y en el Estado. Defensa de la libertad religiosa para los pueblos como verdadera fuerza para la paz de todos los pueblos”, expresó.
Resaltó la necesidad de impulsar políticas públicas favorables a la familia y normas legales reconocidas en el ámbito internacional así como la búsqueda de respuestas certeras a las interrogantes mediante un profundo debate para impulsar a la familia a nivel mundial como promotora de la paz y del desarrollo de todas las naciones.
Posteriormente Marta Sahagún de Fox, reconoció que los desafíos ante los complejos problemas sociales que se enfrentan en el mundo no son menores y que el futuro de la humanidad se fragua en la familia.
“La familia es la primera y fundamental escuela de sociabilidad. La comunión y la participación vivida cotidianamente en la casa, en los momentos de alegría y de dificultad representan la pedagogía más concreta y eficaz para la inserción activa y responsable de sus miembros en la sociedad”, manifestó la Primera Dama de México.
Dijo que como institución viva, la familia cambia y evoluciona, sin embargo es una institución que a lo largo de los siglos ha sido y se tedrá que lograr que siga siendo, la escuela de la vida, un espacio de libertad y comunión.
Por ello, añadió, la reflexión sobre la familia así como el diseño de nuevas políticas públicas y formas de trabajo social a su favor implican necesariamente plantearnos qué sociedad queremos.
“La globalización, la apertura, la promoción de una cultura de corresponsabilidad entre los padres, así como una mayor comunicación, han permitido una evolución de la familia y sus integrantes. Sin embargo, hoy por hoy no podemos ser ajenos a una realidad compleja que enfrentan las familias”, comentó.
Sostuvo que existen problemáticas que se han acentuado como son la desintegración, la violencia, el abandono, la migración, las adicciones, la incomunicación que abren para todos nuevos retos.
No todas las familias viven unidas; hay familias que sólo viven juntas, y muchas otras que se han roto, enfatizó.
Sahagún de Fox agregó que buena parte de los problemas que se enfrentan como sociedad surgen de la falta de amor, de escucha y de atención en la propia familia.
“Además de la vivencia de amor y de valores como el respeto, la tolerancia y la solidaridad, dependerá el avance o el estancamiento de la gran familia que es la humanidad”.
Al referirse a la participación de las mujeres en los ámbitos social, económico y político a nivel local, nacional e internacional, Sahagún, expresó que ese reconocimiento del papel público de las mujeres no debe disminuir su función insustituible dentro de la familia.
Pidió a los presentes promover una visión de familia que la haga más humana y duradera e intentar edificar una cultura favorable, buscando los puntos de unidad que permitan el diálogo y tender puentes para avanzar en objetivos comunes de los cuales dependerá nuestro futuro.
La Primera Dama expresó su reconocimiento al Tercer Congreso Mundial de la Familia por tratarse de un encuentro internacional e interreligioso de diálogo que planteará propuestas a favor de las familias de la humanidad.
Por su parte, Josefina Vázquez Mota, secretaria de Desarrollo Social, urgió a impulsar políticas públicas encaminadas a fortalecer a la familia en sus distintos ámbitos desde el social hasta económicos, jurídicos así como garantizar su participación política.
Comentó que un actor fundamental de las familias es precisamente la mujer, quienes se enfrentan en ocasiones a la violencia dentro de sus propias familias o a la falta de oportunidades para su desarrollo.
“Las mujeres siguen siendo víctimas de abuso y violencia, principalmente de sus cónyuges o de algún familiar. Casi 4 de cada 10 de las mujeres derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social señalan haber sufrido actos de violencia sobre todo de tipo psicológico. El 80 por ciento de los casos de dicha violencia se ejerce frente a los hijos.
“Abusos y violencia encontramos ocultos en las paredes del hogar, sin que nadie lo note y en ocasiones a muy pocos les importe. No permitamos que la impunidad se convierta en una trampa”, manifestó la funcionaria federal.
Poco antes, Ellen Sauerbrey, embajadora y representante de los Estados Unidos ante la Comisión del Estatus de la mujer de las Naciones Unidas, recordó que el congreso en 1999 organizado en su país demostró que los pueblos de diferentes lugares del mundo se pueden poner de acuerdo.
“Ahí se consenso la Declaración de Ginebra en la que la familia natural establecida por el creador es esencial para una buena sociedad, siendo la unidad fundamental que se centra en la unión voluntaria de un hombre y una mujer, y en un pacto de matrimonio para toda la vida”, apuntó.
El presidium durante la inauguración estuvo integrado por Jesús Hernández Ramos, Presidente del Tercer Congreso Mundial de Familias Abdullah Nasser, Secretario General, Consejo Supremo de Asuntos de Familia de Qatar; Josefina Vázquez Mota, Secretaria de Desarrollo Social; Ana Teresa Aranda, directora del DIF; el Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de la Arquidiócesis de México; Allan Carson, secretario Internacional del Congreso Mundial de Familias.
Además del don Lorenzo Servitje, fundador y Presidente honorario de Grupo Industrial Bimbo, Fernando Milanés, presidente ejecutivo del III Congreso; y, Bernardo del Castillo, presidente de la Asociación Familias y Sociedad.
http://www.valoragregado.com/artman/publish/article_43.shtml
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org