INTERVENCIóN DE LA SEñORA ANA TERESA ARANDA OROZCO DIRECTORA GENERAL DEL SISTEMA NACIONAL DIF
Durante la inauguración del III Congreso Mundial de Familias
Autor: ---- Fuente: III Congreso Mundial de Familias

MÉXICO, D.F., A 29 DE MARZO DE 2004.


Señora Marta Sahagún, esposa del Presidente de México, Licenciado Vicente Fox.

Cardenal Norberto Rivera, Arzobispo Primado de México.

Señor Jesús Hernández, presidente de este III Congreso.

Distinguidos integrantes del presidium.

Señoras y señores que nos acompañan.

De verdad que es un honor para nuestro país el ser sede de este III Congreso Mundial de las Familias y de verdad que es un gran honor porque este gobierno, el gobierno del cambio se ha empeñado en hacer las cosas de manera diferente, porque este gobierno, el gobierno del cambio tiene una propuesta, una propuesta para la familia mexicana y la estamos construyendo desde el inicio de esta gestión y a punto estamos de terminar el diagnóstico de la familia que presentará un retrato de lo que son nuestra familias el día de hoy.

Pero también estamos trabajando fuertemente para hacer realidad la transversalidad de las políticas públicas como lo comentaba nuestra Secretaria de Desarrollo Social, políticas públicas con perspectiva de familia, políticas con perspectiva de comunidad. Y desde México nos hemos convertido también en una voz que en los foros internacionales se alza para pedir que volteemos la mirada hacia la familia, para que hagamos de veras un reflexión sobre lo que está pasando en nuestro mundo, para que entendemos los países, no sólo los países pobres o en vía de desarrollo, también los ricos, que la vulnerabilidad no es sólo cuestión de falta de ingresos, no es sólo cuestión de salarios bajos, no es sólo cuestión de falta de empleo, la vulnerabilidad es más que pobreza material, es acumulación de desventajas, es abandono, es angustia, es soledad, es discapacidad, es violencia.

La vulnerabilidad está acechando permanentemente y afectando el desarrollo de las naciones, no es propiedad de los países pobres o en vías de desarrollo, y si no lo compartimos habrá que preguntarle a los países ricos cuánto gastan en combatir la inseguridad, cuánto gastan en combatir la delincuencia, cuánto gastan en combatir al narcotráfico o cuanto gastan, pues, en este crecimiento enorme de consumo de sustancias tóxicas, habrá que preguntar cuánto se gasta en consejos tutelares, cuánto se gasta en cárceles, cuánto se gasta en asilos para ancianos, en casa hogar o en casas cuna para atender a los niños que están en abandono o en orfandad.



ANA TERESA ARANDA OROZCO
DISCURSO
CONGRESO MUNDIAL DE FAMILIA
MARZO 29 DE 2004.


yo creo que si el dinero que se gasta en las políticas institucionales se aplicara en prevención, se destinara en una inversión al capital social, se destinara en una inversión al desarrollo del capital humano a través de la familia otro gallo nos cantara en las naciones y otra realidad estaríamos viviendo en el mundo, por eso estamos llevando nuestra voz a los foros internacionales, por eso en estos foros México está pidiéndole al mundo que volteemos la mirada a las familias, que dediquemos buena parte de los recursos de los gobiernos para generar condiciones que permitan el fortalecimiento y el empoderamiento de la célula fundamental que es la familia.

Ni siquiera estamos diciendo soberbiamente que queremos fortalecerla de manera directa, la familia es anterior a los gobiernos, no ha necesitado de un Congreso que ponga un estatuto o le dé un reconocimiento, la familia ya era antes que los gobiernos, ya era antes que las naciones, y por eso lo único que nos queda es reconocer su existencia previa que es la que le ha dado vida a esta organización en los países y a nivel internacional, y voltear la mirada a la familia implica pues un compromiso muy serio y muy fuerte.

La familia es un espacio de encuentro, que bueno que la familia sea el espacio que nos permita el día de hoy compartir con las organizaciones sociales, con los líderes sociales y religiosos de tantos países del mundo esta reflexión y que desde luego al gobierno de México le permitirá tener una visión mucho más amplia del tema para poder estar en posibilidades de hacer por la familia lo que la familia necesita en este país. Ciertamente que la grandeza de una nación depende directamente de la fortaleza de sus familias por eso nosotros decimos que en México y en el mundo, la familia hace la diferencia.

http://www.valoragregado.com/artman/publish/article_45.shtml
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org