INCREMENTO DE EMBARAZOS DE ADOLESCENTES EN ESPAñA: LA MITAD ACABAN EN ABORTO
En ciudades como Barcelona, tres de cada cuatro jóvenes embarazadas van a parar a una clínica abortista que destruye la vida del embrión
Autor: Isabel Ordóñez Fuente: e-Cristians.net

En los últimos diez años, el número de adolescentes de entre 15 y 17 años que quedan embarazadas en España se ha duplicado y alrededor del 50 por ciento decide abortar, según un estudio auspiciado por la Organización Mundial de la Salud y financiado por el Ministerio de Sanidad. Tal como muestra el informe, que analiza las conductas de los escolares relacionadas con la salud, un 24,5 por ciento de los jóvenes españoles de entre 15 y 17 años mantiene relaciones sexuales. De este porcentaje, un 3,3 por ciento de las adolescentes quedan embarazadas, o sea alrededor de 18.000 gestaciones en menores, de las que más del 40 por ciento acaba en aborto. Dos tercios de las adolescentes que suelen mantener relaciones íntimas lo hacen con una sola persona, pero un 35 por ciento ha mantenido relaciones con más de una persona, y en este grupo es en el que se registran las más altas tasas de embarazos. En el caso de las grandes ciudades, como Barcelona, las cifras de embarazos, la mayoría de las veces no deseados, se disparan y llegan a multiplicarse por tres en una década. El 75 por ciento de estas jóvenes decide ponerse en manos de una clínica abortista para interrumpir su gestación y destruir la vida del embrión.
El ministerio que dirige Ana Pastor acaba de presentar una campaña institucional, que llevará a cabo hasta el 25 de diciembre, para implicar a los padres en la educación sexual de sus hijos e intentar reducir el número de embarazos no deseados. Los datos facilitados por el ministerio de Ana Pastor en la presentación de la campaña, que lleva por título ''Hablar es otra forma de prevenir embarazos no deseados'', ponen de manifiesto que las campañas de prevención del embarazo, como las que fomentan el uso del preservativo o la píldora del día después, no consiguen alcanzar sus objetivos, esto es, acabar con el constante aumento de embarazos no deseados y posteriores abortos, sobre todo en los casos de adolescentes. Tal como se reconoce en la difusión de estos datos, las razones principales del considerable aumento de embarazos entre las menores españolas son, por un lado, el gran número de adolescentes que tiene relaciones sexuales a edades muy tempranas y, por otro, la falta de información completa y adecuada con respecto a las relaciones sexuales y al uso de métodos anticonceptivos.
Las grandes ciudades, mataderos de embriones
Por lo que respecta a las grandes ciudades, el informe de salud del Ayuntamiento de Barcelona correspondiente al año 2002 arroja datos preocupantes al respecto. El número de jóvenes embarazadas se ha triplicado en 10 años y un 75 por ciento de embarazos en adolescentes menores de 20 años acaba en aborto. Durante el año 2001 se registraron en la ciudad 733 embarazos de jóvenes, de las cuales 541 optaron por interrumpir la gestación. Por lo que respecta al 2002, hubo un total de 551 embarazos de adolescentes menores de 20 años. Evidentemente, las propuestas municipales para solventar el problema se han limitado a ''facilitar el acceso a las pastillas de contracepción del día después'', según manifestaba Ignasi Fina, regidor de Salud Pública del ayuntamiento. Paralelamente, Fina es partidario de iniciar una nueva campaña de fomento del uso del preservativo entre los jóvenes.
Información y prevención incompletas
Desde el Ministerio de Sanidad se insiste en la importancia que tiene el hecho de que los padres aborden el tema de la sexualidad con sus hijos y les orienten acerca de los diferentes sistemas de prevención en la forma que consideren más adecuada. Sin embargo, en la mayoría de los casos, esta información suele ser incompleta en tanto que se limita a utilizar los sistemas de prevención que recomiendan los especialistas ''de la modernidad'' y que son ampliamente difundidos por los medios de comunicación. A la vista de los datos expuestos, lo que parece claro es que las campañas de prevención institucionales se están mostrando ineficaces para contener el aumento de embarazos no deseados y de abortos. La conclusión mediática ante los significativos datos expuestos por Sanidad es que nuestros jóvenes ''pasan'' del preservativo.
Los defensores de la vida no están de acuerdo con estas conclusiones y proponen otras medidas de prevención, así como una información integral para los jóvenes que les ayude a superar este tipo de crisis. Tal como manifiesta Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar (IPF), en la entrevista que le hacía E-Cristians el pasado 19 de febrero (ver aquí), el Gobierno debería aplicar ''una política educativa sexual no sólo informativa, como hasta ahora, sino formativa, que fomente una verdadera educación en valores''. La prevención no puede basarse tan sólo en fomentar el uso de preservativos, argumentando ''que el preservativo es el método más seguro por excelencia, cuando la misma Organización Mundial de la Salud afirma que no lo es. Estas campañas lo que provocan es un incremento del aborto como consecuencia del aumento de los embarazos en las adolescentes'', insiste Hertfelder. Así pues, se hace necesaria esa formación en valores que, entre otras cosas, plantee a los jóvenes la posibilidad de practicar un tipo de vida que también valore la moderación y la fidelidad.
En cuanto a las opciones que se presentan a una joven con un embarazo no deseado, la del aborto no aporta la mejor solución al problema, en cuanto significa ni más ni menos que acabar con una vida humana. El presidente del IPF sugería en la entrevista, ''ante todo, apoyar a las madres solteras con distintas medidas que les permitan tener a su hijo, por ejemplo crear centros para mujeres embarazadas que, compuestos por especialistas médicos, psicólogos, asistentes sociales, juristas, etc., ayuden a las mujeres psicológica y materialmente a tener sus hijos. También debe dotar de plazas de guarderías para madres solteras, destinar una asignación presupuestaria a aquellas madres solteras que, por no disponer de ingresos suficientes, acuden al aborto, de manera que les permita mantener a su hijo''. Los estudios sobre mujeres que han abortado demuestran que este acto, que supone una experiencia traumática y no deseable para la gestante, suele dejar huellas psicológicas e incluso físicas imborrables con el paso del tiempo. No cabe duda de que una información más completa sobre todas las opciones disponibles y una política de ayudas a las mujeres embarazadas más generosa reducirían drásticamente las estadísticas de abortos.
¿Quién se beneficia del aborto?
Pero, mientras las cosas sigan como están, los principales beneficiarios de las actuales políticas y campañas de prevención e información con respecto a las relaciones sexuales, los embarazos y los abortos siguen siendo las clínicas abortistas, que se están ''forrando'' a costa de la ingenuidad y desinformación de las afectadas y de esta especie de ''papanatismo'' de la sociedad en general ante lo que se supone es ''políticamente correcto'', esto es fomentar la promiscuidad, la trasgresión y, por supuesto, las visitas a clínicas especializadas en exterminar embriones. Casos como el de la Clínica Dator, la que posiblemente factura más en España en concepto de arrancar la vida del vientre materno, son escandalosos y requieren una especial atención por parte de la Administración. Con la excusa de ese ''coladero'' que es el supuesto de ''riesgo para la salud física o psíquica de la madre'', esta clínica está realizando alrededor de 9.000 abortos al año. Se supone que un centro hospitalario y los médicos en particular tienen como objetivo prioritario salvar vidas humanas, proteger la vida desde el mismo instante de la concepción hasta el fallecimiento por causas naturales. Sin embargo, tanto la Clínica Dator, como la práctica totalidad de clínicas abortivas diseminadas por toda la geografía española están incumpliendo de forma flagrante esa premisa y, de paso, la ley con el pretexto de acogerse a una ambigua normativa. Y el Gobierno tiene mucho que decir y hacer al respecto.
http://www.e-cristians.net
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org