LA RAE RECOMIENDA USO DE "VIOLENCIA DOMéSTICA" Y NO DE "GéNERO"

Autor: ---- Fuente: Canal Sur Web Andalucía

La Real Academia Española (RAE) recomienda el uso de la expresión "violencia doméstica" y no "de género", y propone que el proyecto de Ley integral contra la violencia de género que prepara el Gobierno pase a denominarse "Ley integral contra la violencia doméstica o por razón de sexo".

A raíz del anuncio del citado proyecto de ley, la Academia ha elaborado un completo informe -al que ha tenido acceso Efe- sobre la expresión "violencia de género", en el que analiza el origen de la misma y la conveniencia de su uso en español, además de aportar documentación de las diversas modalidades utilizadas en español para expresar el concepto.

Tras las consultas realizadas en Internet (Google) y en el propio Banco de Datos de la Academia (Corpus de referencia del español actual), queda claro que "violencia doméstica" es la expresión "más utilizada con bastante diferencia en el ámbito hispánico" (100.000 documentos en Google), doblando, o triplicando incluso, a la expresión "violencia intrafamiliar" (45.000 documentos) muy frecuente en Hispanoamérica, junto con "violencia familiar" (30.000) y "violencia contra las mujeres" (35.800).

Pero antes de llegar a esta conclusión, la Academia recuerda que la expresión "violencia de género" es la traducción del inglés "gender-based violence" o "gender violence", difundida a raíz del Congreso sobre la Mujer celebrado en Pekín en 1995, y con la que se identifica "la violencia, tanto física como psicológica, que se ejerce contra las mujeres por razón de su sexo".

En su informe, aprobado por el pleno académico el pasado 13 de mayo, la RAE señala que la palabra "género" tiene en español los sentidos generales de "conjunto de seres establecido en función de características comunes" y "clase o tipo": "Hemos clasificado sus obras por géneros" y "Ese género de vida puede ser pernicioso para la salud", son los ejemplos que aporta.

Recuerda además el significado gramatical de género y su clasificación en masculino, femenino y, en algunas lenguas, también en neutro, e indica que para designar la condición orgánica, biológica, por la cual los seres vivos son masculinos o femeninos, "debe emplearse el término 'sexo'". Es decir, "las palabras tienen 'género' y no 'sexo', mientras que los seres vivos tienen 'sexo' (y no 'género').

"En español no existe tradición de uso de la palabra 'género' como sinónimo de 'sexo'", afirma la Academia, para la que es "muy importante" tener en cuenta que "en la tradición cultural española la palabra 'sexo' no reduce su sentido al aspecto meramente biológico". Pone como ejemplo lo que ha significado la oposición de las expresiones "sexo fuerte"/"sexo débil", "cuyo concepto está, por cierto, debajo de buena parte de las actuaciones violentas".
En inglés se documenta desde antiguo "un uso traslaticio de 'gender' como sinónimo de 'sex'", y el sentido que se le dio a "gender" a partir de los años sesenta, ha pasado del inglés a otras lenguas, entre ellas el español.

Así, mientras con la voz "sexo" se designa "una categoría meramente orgánica, biológica, con "género" se ha venido aludiendo "a una categoría sociocultural que implica diferencias o desigualdades de índole social, económica, política, laboral, etc". En esa línea se dice "estudios de género", "discriminación de género", "violencia de género".

Quienes critican la expresión "violencia doméstica" lo hacen porque, en sentido estricto, "podría aplicarse a toda violencia ejercida entre familiares de un hogar (y no sólo entre los miembros de la pareja) o incluso entre personas que, sin ser familiares, viven bajo el mismo techo". Quedarían fuera también los casos de violencia contra la mujer ejercida por parte del novio o compañero sentimental con el que no conviva.

De cara a una "Ley integral", la Academia considera que la expresión "violencia doméstica", tan arraigada en el uso, "tiene precisamente la ventaja de aludir, entre otras cosas, a los trastornos y consecuencias que esa violencia causa no sólo en la persona de la mujer sino del hogar en su conjunto".

Por lo tanto, y para que la futura ley incluya en su denominación la referencia a los casos de violencia contra la mujer ejercida por parte del novio o compañero sentimental con el que no conviva, podría añadirse "o por razón de sexo".

"La denominación completa más ajustada sería 'Ley integral contra la violencia doméstica o por razón de sexo'", señala la Academia, que, en la misma línea, recomienda que se sustituya la expresión "impacto por razón de género" por la de "impacto por razón de sexo", en consonancia con lo que la Constitución establece en su artículo 14 al hablar de la no discriminación "por razón de nacimiento, raza, sexo..."

En los medios de comunicación españoles "predomina hoy, bien que con titubeos", la denominación "violencia doméstica", se añade en el informe, en el que se concluye que "la opción lingûística que la próxima Ley adopte resultará claramente decisiva para fijar el uso común. De ahí la necesidad, a juicio de la Real Academia Española, de que el Gobierno considere su propuesta".
http://www.canalsur.es/Informativos/-ArchivoNoticias/2004/05.Mayo/27/260504-bp-001-SOC.htm
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org