RELATORíA DE LA NOVENA CONFERENCIA REGIONAL SOBRE LA MUJER DE AMéRICA LATINA Y EL CARIBE (CEPAL)
Fue una “fiesta” privada
Autor: ---- Fuente: Haz Política

1. El 7 y 8 de junio de 2004 se llevó a cabo el foro alternativo de la sociedad civil para la novena conferencia de la CEPAL, a celebrarse del 10 al 12 de junio en la Ciudad de México. El evento fue acaparado por feministas radicales: Milenio Feminista y redes de mujeres de América Latina (CLADEM, Articulación Feminista Marco Sur, Iniciativa Feminista Cartagena, Red Internacional Género y Comercio, Red Nacional Democracia y Sexualidad, etc.). Ellas tomaron la organización, las inscripciones, el programa, las panelistas, las relatoras y las relatorías. Lograron financiarse por el gobierno mexicano a través de INDESOL e INMUJERES, así como con fondos de la CEPAL.
2. El foro fue un ejemplo claro de intolerancia, discriminación, parcialidad y autoritarismo: arremetieron contra los católicos atacando a la Iglesia, al Papa, a los obispos y al Opus Dei, entre otros. Los presentaron como el mayor obstáculo en la agenda feminista (especialmente la ponencia de Gabriela Rodríguez).
3. Propusieron impulsar los temas de derechos reproductivos, anclados o derivados en el tema de productividad, empoderamiento y autonomía. Entre sus objetivos están:
a. La despenalización del aborto
b. Posicionar la diversidad sexual (lesbianismo) como fuente de derechos
c. Modificar el concepto de familia, desprestigiando la familia natural
4. Algunas ONG’s (ORMALC, Comisión Mexicana de Derechos Humanos, ANCIFEM, Red Familia y CEFIM) que lograron entrar al foro después de múltiples negativas, se pronunciaron en contra de la parcialidad de la conferencia. Buscaron a las organizadoras y les expresaron su inconformidad, y solicitaron asimismo la justa inclusión en el documento que se presentaría en la conferencia oficial. La respuesta, encabezada por Ximena Machicao (REPEM) fue: “Es nuestro evento, nuestras reglas, nuestra gente, somos las que tenemos experiencia y reconocimiento de la ONU; nosotras decidimos, no permitimos interferencias y no cederemos nuestra autonomía”.
5. El martes 8 de junio, por la mañana, las ONG’s de la sociedad civil no representada
a. pidieron a la CEPAL (trámite Sonia Montaño) y al gobierno mexicano (representado por Patricia Espinosa) un tiempo para presentar nuestras propuestas en el espacio designado para la sociedad civil en la conferencia oficial, ya que el foro alternativo no fue ni representativo ni plural
b. dieron una conferencia de prensa donde informaron a los medios de comunicación lo ocurrido y lo solicitado a la CEPAL
6. El miércoles 9 de junio Patricia Espinosa y Cecilia Loría confirmaron que las ONG’s solicitantes ya tenían el espacio requerido en la novena conferencia. El jueves 10 Sonia Montaño lo desmintió.
7. El jueves 10 inició la novena Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe. Las feministas radicales se quitaron los gafetes de “sociedad civil” y se colocaron los de “delegación oficial” (no es figura retórica, es literal). Las mismas personas que encabezaron el foro alternativo, organizaron, acompañaron y asesoraron a las cabezas de las delegaciones de los países miembros de la CEPAL. Se repetía la historia, ahora con carácter oficial: todo estaba planeado y arreglado.
a. Se ocultó el borrador del documento “El Consenso de México” hasta el último momento. Se entregó éste a la delegación mexicana hasta el jueves por la tarde, con los lineamientos e indicaciones precisas de Patricia Olamendi. La subsecretaria de Relaciones Exteriores informó que ya estaba consensado en corto con la mayoría de las delegaciones, y que no podía sugerirse cambio alguno, a menos que fuera de forma.
b. En esa misma reunión Patricia Olamendi ignoró al ORMALC (Observatorio Regional de la Mujer de América Latina y el Caribe) y afirmó que el problema de la falta de representatividad “era un problema doméstico”, nacional, y que a la mayoría de las delegaciones no les interesaba el punto, que la CEPAL no autorizaba un cambio de programa y que al día siguiente se avisaría cuál sería la solución del problema.
c. Había tanta gente dentro de las conferencias como afuera. El programa no contemplaba un espacio oficial para discutir el documento, por lo que las discusiones fueron informales y a toda hora. El punto de la discordia fue el 6.8 (posteriormente 6.11), relativo a la salud sexual y reproductiva. El documento reclama derechos reproductivos. ¿Qué incluyen estos derechos? No hay respuestas claras. Para algunos países (v.gr. Canadá) el aborto es un derecho reproductivo; ¡para Costa Rica no lo es! Los Estados Unidos pedían se eliminara la expresión por ambigua y peligrosa; un amplio sector de la sociedad civil pedía se añadiera al texto la frase “que no incluya el aborto” o “de acuerdo a la legislación nacional”; pero Patricia Olamendi, Milenio Feminista y otras redes latinoamericanas no lo permitieron.
d. El viernes 11, por la tarde, Patricia Espinosa, Patricia Olamendi y Cecilia Loría propusieron poner a discusión en la delegación mexicana la posibilidad de ceder unos minutos a las ONG’s en el espacio asignado a México en la clausura. (La delegación mexicana estaba conformada por una ostentosa mayoría feminista.) Después de una larga discusión accedieron a substituir el tiempo requerido a cambio de la inclusión del documento que presentaran las ONG’s en las memorias del evento. Necesitaban el documento a más tardar en dos horas. Por esto a las 18:00 hrs. Lucía Cervantes entregó oficialmente el análisis y las propuestas a la delegación oficial mexicana con protestas de Milenio feminista.
e. El sábado 12, durante la sesión de clausura, Blanca Dole (Iniciativa Centroamericana de Seguimiento a al PAM), a nombre de la sociedad civil, promovió el aborto y el lesbianismo, y celebró “lo bien llevada que estaban la conferencia y la CEPAL”.
f. Los Estados Unidos hicieron reservas al documento en lo relativo a derechos reproductivos explicando con claridad las razones: están a favor de la vida y de la salud, no del aborto. Su intervención recibió una fría acogida. Cuba arremetió olvidando los temas de la conferencia (pobreza, empoderamiento y equidad de género), y aprovechó para denunciar a los Estados Unidos por los actos de tortura en Irak. La audiencia aclamó la intervención.

8. Entraron los mariachis y, con euforia, las feministas radicales celebraron su fiesta. Habían planeado una estupenda simulación de democracia y ahora todo terminaba con un documento que afirma un consenso donde hay disenso.
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org