EL PRESIDENTE VICENTE FOX DURANTE LA CEREMONIA DE CREACIóN DEL INSTITUTO NACIONAL DE MEDICINA GENóMICA

Autor: ---- Fuente: MÉXICO Gobierno de la República

Los Pinos, 19 de julio de 2004.

Palabras del Presidente Vicente Fox Quesada durante la Ceremonia de Creación del Instituto Nacional de Medicina Genómica, que tuvo lugar esta mañana en el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos.

Muy buenos días. Bienvenidas, bienvenidos a Los Pinos, a esta su casa, la casa de todas y todos los mexicanos. Una disculpa porque llegamos un poco tarde y los tuvimos esperando.

Es un buen día hoy, es un buen lunes. Este evento lo hace ser un buen día para México, para la medicina en México, para la salud de la población en México; es un buen día y una buena noticia para todas y todos los mexicanos.

Senador Ernesto Gil Elorduy;
Licenciado Antonio López de Silanes;
Gilberto Borja, Presidente de la Fundación;
Ángel, paisano:

Gracias por acompañarnos en esta ceremonia.

Doctor Gerardo Jiménez Sánchez, Director del Consorcio Promotor del
Instituto de Medicina Genómica y Presidente de la Sociedad Mexicana de Medicina;

Es un día significativo para la ciencia, para la salud pública en México.

Quince meses han transcurrido de haber sido descifrado el genoma humano y hoy damos un paso decisivo para aprovechar ese potencial transformador de este gran descubrimiento, en beneficio de nuestra sociedad.

Hemos firmado el decreto que permite la creación del Instituto Nacional de Medicina Genómica, el INMEGEN. No es el punto de llegada, es apenas el punto de partida.

Así, nuestro país se pone a la vanguardia en el desarrollo de la medicina del siglo XXI. Empezamos a tiempo esta carrera del conocimiento, nos sumamos a las naciones que buscan proteger la salud de su población, con base en conocimientos y tecnologías de punta. Así garantizaremos que las y los mexicanos se beneficien, de manera oportuna, de estos adelantos científicos.

En este Gobierno concebimos la medicina genómica como un asunto estratégico y prioritario para el progreso del país. Le damos esa relevancia porque su desarrollo es clave para conocer el perfil genómico de la población mexicana, para combatir con mayor eficacia las enfermedades que impactan a nuestra sociedad y para construir la plataforma de despegue de una medicina más preventiva, más predictiva y más útil a las necesidades específicas de cada individuo.

Y así configuramos las cuatro ideas fuerza, las cuatro líneas estratégicas con que este Gobierno quiere hacer su tarea y su aportación al Sistema Nacional de Salud, provocando cambios transcendentes.

Y así, hoy contamos con el Seguro Popular, para asegurar acceso y pertenencia -a todas y todos los mexicanos- al Sistema de Seguridad Social del país.

Así, hemos trabajado en la expansión y modernización tecnológica de toda la infraestructura de salud pública en el país, poniendo en marcha la construcción de los doce mega hospitales regionales de tercer nivel y de alta especialidad, los tres primeros ya en construcción; el desarrollo del recurso humano como una prioridad estratégica y el impulso y promoción a los Institutos Nacionales como vanguardia de la tecnología en la medicina y para el Sistema Nacional de Salud.

Así, con este paquete integrado de ideas-fuerza, la medicina genómica habrá de contribuir a mejorar las condiciones de salud de todas y todos los mexicanos.

Desde ahí también seguiremos avanzando en la construcción de este Sistema Nacional de Salud integrado, de vanguardia, de cobertura social, de equidad y de justicia; construyendo un Sistema Nacional de Salud con ese firme propósito, particularmente la calidad, la excelencia y la equidad, al igual que la protección financiera que logra el Seguro Popular. Esto es fundamental para llevar servicios médicos de excelencia a todas las familias en el país, particularmente a las más pobres, a las que más lo necesitan.

Tenemos plena conciencia de que nadie habrá de hacer la tarea por nosotros. Las características que conforman el genoma de los mexicanos se encuentran sólo en nuestra población, son heredadas de padres a hijos.

Por eso, no es posible importar las aplicaciones de la medicina genómica. Debemos desarrollar conocimientos e innovaciones propias. Debemos generar productos y servicios médicos a la medida de nuestras necesidades. El gran reto que hoy asumimos es una inversión en investigación científica y habremos de asegurar los presupuestos adecuados.

Aprovecho esta oportunidad para decirles que mi Gobierno tiene un firme compromiso con el desarrollo integral de esta nueva ciencia aplicada. A través del INMEGEN, apoyaremos el establecimiento de la infraestructura necesaria, impulsaremos la formación de recursos humanos del más alto nivel.

No podemos darnos el lujo de quedar fuera de esta revolución del conocimiento, porque lo que está en juego es la salud y el bienestar de las nuevas generaciones.

Nuestro interés y nuestra determinación por participar activamente en el desarrollo de la medicina genómica no son nuevos. Desde el inicio de mi Gobierno, nos comprometimos con la creación de un instituto que se dedicara exclusivamente a la investigación en esta área.

Así está plasmado también en el Plan Nacional de Desarrollo y en el Programa Nacional de Salud, mismos que vamos siguiendo al pie de la letra. Hay un plan, hay una ruta, hay un camino, hay un paso que vamos dando cada día en esa dirección planificada.

Justo es reconocer que este logro no hubiera sido posible sin la colaboración conjunta de los sectores público, social y académico. Hace cuatro años la Universidad Nacional Autónoma de México, la Fundación Mexicana para la Salud, la Secretaría de Salud y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología formaron una alianza para incorporar a nuestro país en la era de la medicina genómica.

Esta alianza se materializó en la creación del Consorcio Promotor del Instituto, que es la semilla del INMEGEN. Felicito de todo corazón, hago un gran reconocimiento a los titulares, al Consejo Directivo y al director del Consorcio Promotor.

Las y los mexicanos estamos muy orgullosos de lo que se ha avanzado a la fecha. Su trabajo ha fructificado. Misión cumplida. Ahora este organismo da paso al Instituto Nacional de Medicina Genómica.

Estoy seguro de que muchos científicos encontrarán en esta institución terreno fértil para desplegar su creatividad, su talento, dejar constancia de su compromiso social. Su creación abre una oportunidad inédita para repatriar talentos mexicanos que brillan con luz propia en el ámbito internacional.

De hecho, eso ya está sucediendo. Es el caso del doctor Gerardo Jiménez Sánchez, quien regresó al país para dirigir el Consorcio Promotor. México necesita más científicos, más talento de clase mundial como el de él, para que se ubiquen en la frontera del conocimiento.

Con el INMEGEN, suman ya 11 los institutos nacionales de salud. Estas instituciones conforman un sistema de centros de investigación, de enseñanza y de atención médica del más alto nivel.

Son organismos de excelencia creados para servir a toda la sociedad, especialmente a quienes menos tienen, que son quienes concurren a estos institutos. Tienen una clara vocación de servicio y este sistema de vanguardia constituye un salto cualitativo en favor de la equidad, en favor del bien común.

Aprovecho esta oportunidad para expresar también mi más sincero reconocimiento a cada uno de los directores de los institutos, con quienes sesionamos cada vez que es posible y con quien tengo personalmente un alto compromiso de respaldar -y espero así hacerlo- en el presupuesto que presentaremos al Congreso de la Unión para el año 2005, aun con todas las limitaciones presupuestales que le siguen poniendo al país esta pesada carga que heredamos del pasado, esta pesada carga que tenemos en materia de pensiones y jubilaciones, y esta pesada carga por estar rectificando muchos casos, como es el del FOBAPROA y el IPAB.

Sin embargo, he establecido y he comprometido que la prioridad más alta presupuestal para el año 2005, tendrá que ver con temas como el que estamos hablando, temas de desarrollo científico y tecnológico, temas de desarrollo humano, temas de combate a la pobreza y de impulso a una verdadera estrategia integrada de desarrollo social y los temas de desarrollo regional apoyando y apuntalando gobiernos estatales y gobiernos municipales.

Aprovecho también esta oportunidad para expresar mi más sincero reconocimiento a las y los legisladores, quienes con visión de futuro, aprobaron la creación de este nuevo Instituto.

Con ello, los mexicanos demostramos que sabemos dialogar, que sabemos tomar decisiones en beneficio de toda la sociedad.

En el marco de la reforma legal que da vida al INMEGEN, se ha tenido especial cuidado en que las labores que desarrolle la institución se realicen con apego, pleno apego a valores éticos.

Ningún adelanto científico -sin importar su relevancia o su conveniencia- debe pasar por encima de los derechos, la libertad y la dignidad fundamentales de las personas. Éste es un principio que compartimos todos.

Por eso, debemos garantizar que la información sobre el genoma de la población mexicana se convierta en un factor de superación individual y de progreso nacional, nunca de discriminación o de marginación social.

No podemos ni debemos correr riesgos. La medicina genómica tiene que ser un bien público; un vehículo de equidad y de justicia social.

Con el desarrollo de esta importante ciencia y conocimiento, garantizaremos una reducción significativa en los costos de la salud pública, garantizaremos que las familias más pobres se beneficien de la investigación de punta que ahí se va a desarrollar. Pondremos un pilar más al proceso de democratización de la salud en México.

Amigas y amigos:

México posee una sólida tradición en las ciencias médicas y biológicas. Contamos con investigadores que han gozado -y gozan- de un enorme prestigio nacional e internacional.

Tenemos científicos reconocidos por sus aportaciones en genética humana, en biología molecular, en biotecnología, en inmunología, en microbiología y en neurociencias, entre otros campos del conocimiento.

Sobre la base científica y tecnológica con la que ya cuenta México, queremos y podemos dar el salto hacia el desarrollo integral de la medicina genómica; queremos y podemos entrar a una nueva etapa en la atención a la salud de todas y todos los mexicanos.

La calidad profesional de quienes integran el INMEGEN y el prestigio de los organismos que participaron en su concepción, son la mejor garantía de que vamos a cumplir estos cometidos.

A las personas, a las mujeres y a los hombres que ahora y en el futuro formen parte de esta institución, les deseo el mayor de los éxitos y les convoco a seguir trabajando con la misma entrega, creatividad y responsabilidad que han demostrado.

Confiamos plenamente en las capacidades de todas y todos ustedes. Tenemos fundadas esperanzas en el potencial transformador de la medicina genómica. Cuentan con el apoyo total del Gobierno y la sociedad para hacerlo realidad.

Muchas gracias y nuevamente mucho, mucho éxito.
http://www.presidencia.gob.mx/?Art=8650&Orden=Leer
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org