HOLANDA: EUTANASIA, MéTODOS NAZIS. NUEVO PARADIGMA DE LA SALUD

Autor: Juan C. Sanahuja Fuente: Noticias Globales

Mientras en Iberoamérica por reinterpretación de las leyes, se trata de eliminar a los niños no nacidos que padecen alguna enfermedad, en Holanda ya se autorizó la aplicación de la eutanasia a menores de 12 años.

Con términos inusuales la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC), en un reciente comunicado, convocó a los médicos católicos a “la resistencia y a la lucha”.

El comunicado firmado por Gian Luigi Gigli, presidente de la FIAMC, lleva fecha del 2 de septiembre de 2004, y se refiere al “protocolo de procedimiento” elaborado en el hospital universitario de Groningen, de acuerdo con las autoridades judiciales, que admite que se aplique la eutanasia a niños menores de 12 años.

Dice el comunicado de la FIAMC: “La reciente autorización holandesa de permitir aplicar la eutanasia a niños menores de 12 años, constituye otro violento ataque a los fundamentos de la convivencia civil”. Explica la declaración que con la excusa oficial de poner fin a “sufrimientos insoportables”, “la decisión holandesa permite de hecho dar muerte a personas humanas sin su consentimiento. Así se comprueba que una sociedad, como lo demuestran los mismos informes oficiales de ese país, en que la eutanasia es aplicada a pacientes adultos tratables -como por ejemplo los pacientes depresivos- y a juicio del médico, con un procedimiento ilegal tolerado por las autoridades, a pacientes inconscientes (vid. B.D. Onwuteaka-Philipsen, et. Al. 362 Lancet (2003), 395-9; Rietjens JA, et Al. Annals of Internal Medicine, 141 (2004), 178-85), ahora da un paso más para solucionar con la muerte otras situaciones que podrían ser tratadas clínicamente gracias al desarrollo de los modernos cuidados paliativos”.

La declaración de la FIAMC, denuncia que detrás de esta medida se esconden intereses económicos de las autoridades sanitarias reacias a aplicar los adelantos de la medicina a los enfermos desahuciados, ya que consideran que en esas circunstancias “prolongar la vida no tiene sentido”. “Pero mucho más importante, insiste la declaración, es que con esto se abre la puerta, a escala nacional, a la muerte ‘piadosa’ de otras personas mentalmente incapaces, a las que se podrá eliminar sin su consentimiento, por considerar que carecen de valor o que no pueden llegar a una determinada calidad de vida”:

El comunicado dice que en la misma línea se sitúa la sentencia de la Corte Suprema de Kentucky (USA) del 26 de agosto pasado, que afectó a un afro-americano de 54 años, con leve retardo mental, en estado de inconciencia. La sentencia, en contra del parecer del tutor del enfermo, avaló la decisión del Estado de privarlo de asistencia respiratoria. El paciente nunca había manifestado, cuando estaba consciente, su rechazo a que le fueran aplicadas terapias de sostén de las funciones vitales.

Concluye el comunicado diciendo, “los médicos católicos hacen un llamado a todos sus colegas, en nombre del juramento Hipocrático, para que adviertan el imperativo moral de contrastar con todos los medios contra el plano inclinado que paso a paso, está permitiendo a las autoridades públicas decidir sobre cuales son las vidas dignas de ser vividas y cuales no”.

“Los próximos pasos serán el “Mental Capacity Bill”, que está tratándose en el Parlamento Británico (Parliament of the United Kingdom, Mental Capacity Bill, http://www.publications.parliament.uk/pa/cm200304/cmbills/120/2004120.htm), y la tentativa oficial de modificar el Código Deontológico de Bruselas para favorecer la autanasia. Los riesgos de tales decisiones en términos de violencia y discriminación, deberían ser evidentes para los médicos y deberían movilizarlos a la resistencia y a la lucha”.

Reinterpretar la ley: más causales para asesinar

La eutanasia, con o sin consentimiento del enfermo, es siempre inmoral y la ley que la permite o autoriza es una ley inicua, moralmente inaceptable, a la que se debe en conciencia desobedecer y tratar de abrogar.

La ley holandesa de eutanasia (2002), (inicua, moralmente inaceptable), dice que el procedimiento no se puede aplicar a los casos en que no hay, por parte del paciente, una expresa voluntad de morir, ya sea porque no puede comunicarse o porque sus facultades mentales están alteradas o, también, porque se trata de un niño de corta edad.

Se desprende de estos hechos que una vez legalmente autorizado el crimen, comienza una cuesta abajo: los supuestos contemplados por la ley no son respetados, la situación de hecho es tolerada, hasta que mediando autorizaciones judiciales que reinterpretan la ley, se llega progresivamente a su liberalización total. Lo mismo ha pasado y está pasando en algunos países en el caso de otras leyes inicuas, por ejemplo las que regulan la legalidad de ciertos casos de aborto.

El Nuevo Paradigma de la Salud

Por otro lado no debemos olvidar que la eliminación de enfermos crónicos o incurables, o de los enfermos terminales o de los disminuidos mentales, -las llamadas en general vidas carentes de valor-, es reedición del programa de eutanasia nazi, y que está implícitamente contenida en el nuevo paradigma de la salud de la Organización Mundial de la Salud, que pretende que los recursos de la medicina sean encauzados para quienes puedan llegar a alcanzar la categoría de ciudadanos “sanos y productivos”, (vid. NG 188; 558).

Recordamos, además, que el 11 de febrero pasado, al conmemorar la Jornada Mundial del Enfermo, instituida por Juan Pablo II, el Cardenal Javier Lozano Barragán, Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud, recordó que el nuevo paradigma excluye a Dios y previno sobre la incompatibilidad con el cristianismo de la nueva ética -basada en el nuevo paradigma-, promovida por las Naciones Unidas, la OMS, y la UNESCO.

El mismo Cardenal Lozano, hace pocos días insistió sobre la insalvable diferencia que hay entre la ética cristiana y la moderna bioética, originada en el nuevo paradigma de la salud. En esta ocasión, refiriéndose al aborto, Lozano dijo: “Los que promueven el aborto, los que acuden a él y los que lo realizan, están fuera de la Iglesia”. (Life Site News, 30-08-04).

Recordamos que la incompatibilidad del nuevo paradigma de la salud con “las éticas monoteístas” fue reconocida explícitamente hace años, por el mismo Hiroshi Nakajima, cuando era Director General de la Organización Mundial de la Salud.
http://www.puertovida.com/news.html
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org