CARTILLA NACIONAL DE DERECHOS SEXUALES DE LAS Y LOS JóVENES

Autor: ---- Fuente: www.modemmujer.org

CNDH  Introducción
La presente cartilla, que forma parte de la Campaña Nacional por los Derechos Sexuales de las y los jóvenes: "Hagamos un Hecho Nuestros Derechos", es producto del esfuerzo conjunto de diversas organizaciones de la sociedad civil y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y está basada en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en diversos instrumentos internacionales ratificados por el Estado Mexicano.
Los seres humanos somos seres sexuados desde que nacemos, por lo que las manifestaciones de nuestra sexualidad son cotidianas. Ésta tiene diversos componentes como son: el deseo, los sentimientos y las actitudes, las identidades y la autoestima, el cuerpo y sus funciones, los conocimientos y las prácticas, los papeles de género y las relaciones interpersonales y afectivas, los valores y las creencias. Todos ellos son importantes en el ejercicio de la sexualidad y la cnstrucción de una vida plena.
Todas las personas que habitamos este país tenemos la posibilidad de ejercer nuestros derechos y debemos asumir la responsabilidad que este ejercicio conlleva. El ser una/o sujetas y sujetos de Derecho lleva implícito el respeto hacia las demás personas, es decir, podemos ejercer nuestras libertades y garantías individuales en tanto no violentemos el derecho de las y los demás. Ninguna persona debe atentar contra nuestros derechos.
Con esta campaña dirigida a las y los jóvenes, personas de 12 a 29 años, resaltamos y ratificamos el derecho de las y los jóvenes a ejercer su sexualidad de manera libre y responsable, y trabajamos por la eliminación de la discriminación y cualquiera de las formas en que ésta se manifieste atentando contra nuestra dignidad, incluyendo aquellas relacionadas con la edad, el género, la preferencia y la orientación sexual.
Uno de los caminos hacia la construcción de una sociedad democrática parte del reconocimiento y la aceptación de que las personas tenemos diversas maneras de relacionarnos afectiva y sexualmente y, por lo tanto, del respeto a cada una de estas manifestaciones y la condena a la violencia, la intolerancia y al abuso con respecto a los derechos de las y los demás.
Conoce tus derechos sexuales
I. Derecho a decidir de forma libre sobre mi cuerpo y mi sexualidad
Existen diversas formas de vivir la sexualidad
Tengo derecho a que se respeten las decisiones que tomo sobre mi cuerpo y mi vida sexual. Soy responsable de mis decisiones y actos.
Nadie debe presionar, condicionar ni imponer sus valores particulares sobre la forma en que decido vivir mi sexualidad.
II. Derecho a ejercer y disfrutar plenamente mi vida sexual.
El disfrute pleno de mi sexualidad es fundamental para mi salud y bienestar físico, mental y social.
Tengo derecho a vivir cualquier experiencia o expresión sexual o erótica que yo elija, siempre que sea lícita, como práctica de una vida emocional y sexual plena y saludable.
Nadie puede presionarme, discriminarme, inducirme al remordimiento o castigarme por ejercer o no actividades relacionadas con el disfrute de mi cuerpo y mi vida sexual.
III. Derecho a manifestar públicamente mis afectos.
Las expresiones públicas de afecto promueven una cultura armónica afectiva y de respeto a la diversidad sexual.
Tengo derecho a ejercer mis libertades individuales de expresión, manifestación, reunión e identidad sexual y cultural, independientemente de cualquier prejuicio.
Puedo expresar mis ideas y afectos sin que por ello nadie me discrimine, coarte, cuestione, chantajee, lastime, amenace o agreda verbal o físicamente.
IV. Derecho a decidir con quién compartir mi vida y mi sexualidad.
Existen varios tipos de familias, uniones y convivencia social.
Tengo derecho a decidir libremente con quién compartir mi vida, mi sexualidad, mis emociones y afectos.
Ninguna de mis garantías individuales debe ser limitada por esta decisión.
Nadie debe obligarme a contraer matrimonio o a compartir con quien yo no quiera mi vida ni mi sexualidad.
V. Derecho al respeto de mi intimidad y mi vida privada
Mi cuerpo, mis espacios, mis pertenencias y la forma de relacionarme con las y los demás son parte de mi identidad y privacía.
Tengo el derecho al respeto de mis espacios privados y a la confidencialidad en todos los ámbitos de mi vida, incluyendo el sexual.
Sin mi consentimiento ninguna persona debe difundir información sobre los aspectos sexuales de mi vida.
VI. Derecho a vivir libre de violencia sexual
Cualquier forma de violencia hacia mi persona afecta el disfrute pleno de mi sexualidad.
Tengo derecho a la libertad, a la seguridad jurídica y a la integridad física y psicológica.
Ninguna persona debe abusar, acosar, hostigar o explotarme sexualmente. El Estado debe garantizar el no ser torturada/o, ni sometida/o a maltrato físico, psicológico, abuso, acoso o explotación sexual.
VII. Derecho a la libertad reproductiva.
Las decisiones sobre mi vida reproductiva forman parte del ejercicio y goce de mi sexualidad.
Como mujer y hombre joven tengo derecho a decidir, de acuerdo a mis deseos y necesidades, tener o no hijos, cuántos, cuándo y con quién.
El Estado debe respetar y apoyar mis decisiones sobre mi vida reproductiva, brindándome la información y los servicios de salud que requiero, haciendo efectivo mi derecho a la confidencialidad.
VIII. Derecho a la igualdad de oportunidades y a la equidad
Las mujeres y los hombres jóvenes, auque diferentes, somos iguales ante la ley.
Como joven, tengo derecho a un trato digno y equitativo y a gozar de las mismas oportunidades de desarrollo personal integral.
Nadie, bajo ninguna circunstancia, debe limitar, condicionar o restringir el pleno goce de todos mis derechos individuales, colectivos y sociales.
IX. Derecho a vivir libre de toda discriminación.
Las y los jóvenes somos diversos y, por tanto, tenemos diferentes formas de expresar nuestras identidades.
Tengo derecho a que no se me discrimine por mi edad, género, sexo, preferencia, estado de salud, religión, origen étnico, forma de vestir, apariencia física o por cualquier otra condición personal. Cualquier acto discriminatorio atenta contra mi dignidad humana.
El Estado debe garantizarme la protección contra cualquier forma de discriminación.
X. Derecho a la información completa, científica y laica sobre la sexualidad
Para decidir libremente sobre mi vida sexual necesito información.
Tengo derecho a recibir información veraz, no manipulada o sesgada. Los temas relativos a la información sobre sexualidad deben incluir todos los componentes de ésta: el género, el erotismo, los vínculos afectivos, la reproducción y la diversidad.
El Estado debe brindar información laica y científica de manera continua de acuerdo con las necesidades particulares de las y los jóvenes.
XI. Derecho a la educación sexual
La educación sexual es necesaria para el bienestar físico, mental y social, y para el desarrollo humano, de ahí su importancia para las y los jóvenes.
Tengo derecho a una educación sexual sin prejuicios que fomente la toma de decisiones libre e informada, la cultura del respeto a la dignidad humana, la igualdad de oportunidades y la equidad.
Los contenidos sobre sexualidad en los programas educativos del Estado deben ser laicos y científicos, estar adecuados a las diferentes etapas de la juventud y contribuir a fomentar el respeto a la dignidad de las y los jóvenes.
XII. Derecho a los servicios de salud sexual y a la salud reproductiva
La salud es el estado de bienestar físico, mental y social de las personas.
Tengo derecho a recibir los servicios de salud sexual gratuitos, oportunos, confidenciales y de calidad.
El personal de los servicios de salud pública no debe negarme información o atención bajo ninguna condición y éstas no deben estar sometidas a ningún prejuicio.
XIII. Derecho a la participación en las políticas públicas sobre sexualidad.
Como joven puedo tener acceso a cualquier iniciativa, plan o programa público que involucre mis derechos sexuales y a emitir mi opinión sobre los mismos.
Tengo derecho a participar en el diseño, implementación y evaluación de políticas públicas sobre sexualidad, salud sexual y reproductiva; a solicitar a las autoridades gubernamentales y a las instituciones públicas que construyan y promuevan los espacios y canales necesarios para mi participación; así como a asociarme con otras/os jóvenes para dialogar, crear y promover acciones propositivas para el diseño e implementación de políticas públicas que contribuyan a mi salud y bienestar.
Ninguna autoridad o servidor público debe negar o limitarme, de manera injustificada, la información o participación referente a las políticas públicas sobre sexualidad.

Glosario

Confidencialidad. Derecho de las personas a mantener en el anonimato o secreto actividades de su vida privada.
Derechos Humanos. El conjunto de prerrogativas (derechos y libertades) universales, inalienables (a los que no se puede renunciar) e inherentes (propios) a la naturaleza de las persona, cuya realización efectiva resulta indispensable para el desarrollo integral del individuo.
Discriminación: Trato desigual, injusto, arbitrario o excluyente que se da a una persona con base en algún atributo o condición como la edad, sexo, origen étnico, nacionalidad, género, ocupación, religión, preferencia u orientación sexual, etcétera.
Diversidad sexual: El conjunto de las diferentes formas de vivir la sexualidad.
Equidad: Condición que busca el respeto de los derechos de todas las personas tomando en cuenta sus diferencias.
Expresiones eróticas: Manifestaciones del deseo y el placer sexual.
Género: Conjunto de valores, actitudes y expectativas sociales que definen lo femenino y lo masculino, que se asignan al individuo desde el momento del nacimiento según su sexo.
Identidad: Aquello que una persona piensa, siente y expresa acerca de lo que es.
Identidad sexual: Aquello que una persona piensa, siente y expresa acerca de su sexualidad.
Igualdad: Es la condición humana por la que todas las personas tienen los mismos derechos fundamentales.
Intimidad. Todo aquello relacionado con el cuerpo, el espacio personal, los sentimientos y los pensamientos. Los espacios físicos de la intimidad puede ser: baño, cama, recámara, cajones, cartas y escritos sobre sentimientos y pensamientos.
Laicidad: Cualidad de todo estado democrático que para garantizar el respeto, la tolerancia, la libertad de conciencia y la igualdad jurídica ante la ley se mantiene ajeno a cualquier doctrina religiosa.
Licitud: Conductas individuales o colectivas que se realizan dentro de los límites establecidos por las normas jurídicas. Actuar con licitud es no infringir las leyes.
Orientación sexual: Concepto científico que señala que la elección de las/los compañeras/os efectivo-sexuales no es producto de una elección consciente. Entre las orientaciones sexuales que se reconocen están:
Heterosexual: Quien experimenta atracción predominantemente por personas del sexo opuesto.
Homosexual. Quien experimenta atracción predominantemente por personas del mismo sexo.
Bisexual: Quien experimenta atracción predominantemente por personas de ambos sexos.
Políticas públicas: Son líneas de acción del Estado orientadas a satisfacer el interés público y el bien común sobre determinada materia.
Preferencia sexual: Elección de una persona para tener relaciones afectivo-sexuales con base en sus características sexuales (femenino, masculino, ambos)
Prejuicio: Concepción acerca de algo o de alguien, elaborada antes de conocerle o sin tener elementos para emitir una opinión.
Privacidad: El derecho de todo ser humano a que no sean conocidos ni dados a conocer, por terceros, hechos, circunstancias o cualquier otra información personal sin su consentimiento.
Salud: Es el estado de bienestar de la persona en todos los aspectos psicológicos, sociales, biológicos, sexuales y ambientales, y no es sólo la ausencia de enfermedad.
Salud reproductiva: Es el estado de bienestar físico, mental y social en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo, sus funciones y procesos, y no sólo la ausencia de dolor, enfermedades o infecciones de transmisión sexual.
Salud sexual: Estado de bienestar físico, mental y social en los aspectos relacionados con la vida erótico-sexual y erótico-afectiva en todas sus dimensiones. Es la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos.
Seguridad jurídica: Es la garantía que el estado brinda a todos los individuos de que su persona, sus bienes y derechos no serán violentados por las autoridades o por algún particular.
Sexualidad: Conjunto de condiciones físicas, biológicas, psicológicas, emocionales, sociales y culturales relacionadas con la vida sexual de una persona.
Sexo: Conjunto de características anatómico-fisiológicas que diferencian a hembras y machos de una especie.
Vida privada: Espacio geográfico y simbólico constituido por la familia, el hogar y las actividades de la persona como particular.
Violencia sexual: Todo acto, con connotaciones sexuales, que tienda a invadir, agredir y dañar el cuerpo y la vida emocional de una persona sin su consentimiento y/o en desventaja mental, emocional, física o laboral. Las formas de violencia sexual se manifiestan en actos que incluyen desde conductas que no implican sometimiento físico, como el acoso y el hostigamiento verbal, hasta diversas prácticas sexuales no consentidas, tales como caricias, besos y otras formas de contacto genital y corporal, incluidas las relaciones sexuales.

http://www.modemmujer.org/El_Estante/Web%27s/introduccion#introduccion
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org