INTERVENCIóN DE LA DEL. DE MéXICO EN EL MARCO DEL GPO. DE TRABAJO ENCARGADO DE ELABORAR UNA CONV. INTERNACIONAL CONTRA LA CLONACIóN DE SERES HUMANOS CON FINES DE REPRODUCCIóN

Autor: ---- Fuente: United Nations International

NUEVA YORK, 24 de septiembre 2002


Es motivo de satisfacción para mi delegación saludarlo y felicitarlo por dirigir nuestra labor en el seno de este Grupo de Trabajo. Tenga confianza de que mi delegación apoyará sus gestiones y actuará de un modo constructivo para contribuir al éxito de este proceso.


Señor Presidente:

La delegación de México acude a este Grupo de Trabajo con plena conciencia de que la materia que nos reúne no puede siquiera ser abordada sin despertar complejas cuestiones científicas, éticas y jurídicas que, en la diversidad de una organización democrática como las Naciones Unidas, requieren tiempo para madurar en consensos firmes y duraderos.

Pero todo lo que atañe al ser humano merece ser atendido con determinación y unidad de propósito, especialmente cuando la comunidad internacional hace frente a retos que, en más de un sentido, parecen poner en tela de juicio valores universales y, por encima de todo, derechos consagrados como el de la integridad de la persona y la no discriminación. Nadie duda aquí que el tema que nos congrega es de suma importancia, aun cuando sólo intuyéramos algunas de sus implicaciones.

La reunión en febrero del Comité Especial creado por la resolución 56/93 de la Asamblea General, permitió iniciar un interesante debate que, sin embargo, está lejos de ser concluyente. La filosofía del hombre sólo se agotará con la extinción del homo sapiens, nunca antes.

Nuestro propósito es acaso más modesto. La delegación de México ha considerado todas y cada una de las muy legítimas preocupaciones expresadas por distintas delegaciones, pero quiere hacer desde ahora un llamado a la prudencia, so pena de perder en el trayecto el objetivo que planteó la Asamblea General a saber, el de concertar un instrumento vinculante para prohibir la producción de seres humanos por el método de la clonación embrionaria.

Alcanzar este mero objetivo enviaría un mensaje claro sobre los límites que se imponen a la ciencia para salvaguardar la dignidad del ser humano. Sería este el primer tratado a nivel universal, dado que hoy se cuenta sólo con el Protocolo de París elaborado bajo los auspicios del Consejo de Europa. Por ello, México respalda el punto de vista de Alemania y Francia respecto de los alcances del mandato negociador del órgano que establezcamos.

Estas consideraciones en modo alguno deben interpretarse en el sentido de que a mi delegación no preocupan los peligros derivados de la investigación y experimentación sobre embriones creados por el método de la clonación, incluso para fines terapéuticos. Las razones de la preocupación que ello provoca en mi delegación, pueden resumirse como sigue:

1. Hasta hoy no ha podido demostrarse que sea posible extraer células estaminales del embrión obtenido por el método de la clonación, sin destruir este embrión. La ley en México considera embrión al producto de la concepción, a partir de ésta y hasta la duodécima semana de gestación. En una jurisprudencia reciente, la Suprema Corte de Justicia de mi país señaló que el derecho a la vida, garantizado por la Constitución y por los tratados de los que México es parte, se protege desde la concepción.

2. La ley en México dispone que se considerará disposición ilícita de órganos, tejidos, células y cadáveres de seres humanos (estos últimos incluyen expresamente a los embriones y fetos), aquella que se efectúe sin estar autorizada por la ley. La investigación y experimentación sobre embriones creados por el método de la clonación no están permitidas en México.

Ahora bien, y en ausencia de consenso en la materia, acordar una prohibición de la producción de seres humanos por el método de la clonación, nada impide a los Estados miembros adoptar, a nivel interno, prohibiciones más estrictas o absolutas. Convendría incluso incorporar en el texto del instrumento que negociemos un artículo en este sentido.

Sin embargo, es evidente que debe protegerse también la libertad de la ciencia y evitar que se inhiban desarrollos, siempre que tengan como finalidad procurar el bienestar del hombre. Con esa idea en mente, mi delegación reconoce que la prohibición de la producción de seres humanos por el método de la clonación bien podría resultar en una victoria pírrica, en tanto que el proceso de ingeniería genética para arribar a tal resultado es el mismo que se utiliza para la investigación y experimentación con otros fines.

De ser así las cosas, y con miras a dejar abierta la posibilidad en el futuro de considerar la adopción de mayores prohibiciones, al tiempo que se negocia y entra en vigor una convención como la propuesta por Alemania y Francia, la delegación de México propone a este Grupo de Trabajo examinar, en el contexto del proyecto de resolución que se someta a la Sexta Comisión, la aprobación de una moratoria al desarrollo de técnicas de clonación de embriones humanos o con embriones humanos para cualquier fin. Lo anterior no afectaría la continuación de las investigaciones sobre otros tejidos como la placenta o el cordón umbilical o sobre células estaminales adultas.

Mi delegación circulará una propuesta de párrafos sobre una eventual moratoria para ser incluidos en el proyecto de resolución que emane de este Grupo de Trabajo.

Muchas gracias, señor Presidente.
http://www.un.int/mexico/interv_24sep.htm
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org