JORNADA INTERNACIONAL DE ESTUDIOS SOBRE LA CLONACIóN Y LOS DERECHOS HUMANOS
Esfuerzos para Prohibir la Clonación Humana: trabajos en la ONU
Autor: Carlos Fernando Díaz Fuente: Misión Permanente de Costa Rica ante las Naciones Unidas

Un Nuevo tema en la Agenda

El 7 de agosto del 2001, los encargados de negocios de Francia y Alemania solicitaron la inclusión de un nuevo tema en la agenda de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Este tema se titulada: Convención Internacional contra la Clonación de Seres Humanos con Fines de Reproducción. Simultáneamente, estas naciones solicitaron que este tema fuese considerado por la comisión jurídica de la Asamblea General, conocida como la Sexta Comisión.

Los proponentes de esta iniciativa señalaron que la intención de ciertos laboratorios e investigadores de clonar seres humanos con fines de reproducción planteaba un grave problema en el plano de la dignidad y la identidad del ser humano. Ellos indicaron que estos experimentos afectarían a la familia humana en su totalidad, lo que se justificaba la adopción de medidas urgentes.
A decir verdad, esta propuesta causó cierto desconcierto dentro de la comunidad diplomática acreditada en Nueva York. Por una parte, el tema de la clonación es profundamente técnico y, en ese momento, se consideró que estaba fuera de la competencia profesional de las misiones acreditadas en Nueva York. Perecía que, desde un punto de vista técnico, lo lógico hubiera sido que este tema fuera considerado por la Organización Mundial de la Salud o por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). De hecho, se recordó que, en 1997, la UNESCO había adoptado una Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos que fue endosada, en 1998, por la Asamblea General.[1]

Por otra parte, había dudas sobre el ámbito de la propuesta. ¿Porqué limitarla a la clonación con fines reproductivos? ¿Cómo se regularían la clonación humana que tuviera otros fines? Además, ¿porqué discutirla al nivel de los expertos jurídicos y no al nivel de expertos en derechos humanos?

Las delegaciones patrocinadoras de esta propuesta nos dieron, gentilmente, algunas explicaciones. Ellas nos indicaron que tanto el título del tema como la decisión de llevarlo a la Asamblea General respondían a decisiones estratégicas. Según parece, a principios del 2001, el tema de la clonación se había discutido en el seno de la Unión Europea. Algunos miembros de la Unión estaban interesados en explorar la posibilidad de clonar seres humanos con fines experimentales por lo que los copatrocinadores decidieron limitar el tema sólo a la clonación reproductiva para acomodar a esas naciones. Por otra parte, se decidió remitir el tema a la comisión jurídica de la Asamblea General para evitar su politización. Se temía que si este tema fuese discutido por científicos expertos, en la OMS o en la UNESCO, o por expertos en derechos humanos, se confundiese con temas de control de población, que son controversiales dentro de esos órganos.

Eventualmente, la mesa de la Asamblea General aceptó incluir el tema en su agenda. Debe notarse, sin embargo, que la mesa de la Asamblea es un órgano de composición limitada, del que Costa Rica no es miembro.

Negociaciones durante la Quincuagésimo Sexta Asamblea General

Durante la Asamblea General celebrada al final del 2001, la Sexta Comisión consideró, por primera vez, el tema de la clonación de seres humanos. Muy pocas delegaciones participaron en esta discusión. La mayoría de los países señaló que necesitaba más tiempo para considerar este tema altamente técnico.

Los patrocinadores fueron muy claros al indicar que su iniciativa se limitaba sólo a prohibir la clonación con fines reproductivos. Este punto fue controversial. ¿Por qué habríamos de limitar la discusión del tema a priori? ¿No sería más prudente tener una discusión amplia del tema, antes de decidir cual sería el resultado de las negociaciones?

El entonces Canciller, Don Roberto Rojas, en su discurso ante la Asamblea General, señaló que Costa Rica acogía con beneplácito la iniciativa de Alemania y Francia de discutir el tema de la clonación de seres humanos, sin embargo, él señaló que era indispensable ampliar el tema a fin de prohibir otras formas de investigación en biotecnología que también constituyen amenazas contra la dignidad humana y los derechos fundamentales.

Posteriormente, la distinguida delegación de Alemania presentó un proyecto de resolución que fue objeto de largas negociaciones. Este proyecto pretendía establecer un grupo de trabajo en el año 2002, con el fin de delinear el mandato de las negociaciones, con miras a negociar la convención en el año 2003. Nuestra delegación hizo varias propuestas para ampliar el mandato de las negociaciones. Logramos incluir varias referencias a la dignidad humana.[2] Al mismo tiempo, comenzamos a consultar con otras delegaciones para explorar la posibilidad de negociar una prohibición amplia.

Negociaciones en el Comité Ad Hoc y en el Grupo de Trabajo

De conformidad con la resolución adoptada por la Asamblea General, a fines de febrero del 2002 se reunió en Nueva York un Comité Ad Hoc para discutir, a más profundidad, el tema de la clonación. En este comité participaron un grupo de expertos médicos y en bioética, seleccionados por las mismas Naciones Unidas, para educar a las delegaciones en los aspectos técnicos y científicos del tema de la clonación humana.

En esa oportunidad, nuestra delegación expresó su preocupación por la clonación experimental, a la luz de la tradicional política costarricense en materia de derechos humanos, nuestra Constitución, las decisiones de la Sala Cuarta y la Convención Interamericana de Derechos Humanos.

Negociaciones durante al Quincuagésimo Séptima Asamblea General

En septiembre del año pasado, al iniciarse la Quincuagésimo Séptima Asamblea General, se reunió un nuevo grupo de trabajo para definir el mandato de las negociaciones. El tema central de la discusión fue el ámbito de la prohibición, es decir, si la convención debe prohibir sólo la clonación reproductiva o si debe ampliarse para prohibir también la clonación experimental.

Estas negociaciones demostraron que nuestros contactos con otras delegaciones habían dado fruto. Un grupo importante de naciones, incluyendo a España, Italia, la Santa Sede, Estados Unidos, casi toda América Latina y algunos países de Asia y África, incluyendo, por ejemplo, a Filipinas y Kenia, abogaron por la prohibición de todas las formas de clonación.

Algunas naciones utilizaron argumentos esencialmente éticos, y la importancia de defender la dignidad humana en todas las etapas del desarrollo del ser humano, evitar la comercialización del ser humano y proteger los derechos de la mujer que serían las donantes de óvulos. Otros, como Costa Rica, hicimos argumentos de carácter esencialmente jurídico, desde el punto de vista de los Derechos Humanos. Finalmente, otro grupo de países, como los Estados Unidos, utilizaron argumentos esencialmente prácticos e indicaron que es imposible tener una prohibición efectiva de la clonación con fines reproductivos si no se prohíbe simultáneamente la clonación con fines experimentales.

Por otra parte, hubo un grupo de naciones que se opuso férreamente a ampliar el mandato de la negociación. La República Popular de China y Singapur, entre otros, abogó por permitir la clonación experimental de seres humanos alegando que ella podría permitir el desarrollo de nuevas técnicas médicas y la producción de órganos para transplantes. A este argumento se respondió que una prohibición de la clonación humana no impide el desarrollo de nuevas técnicas médicas usando células madres adultas, que es muy prometedor.

Eventualmente se presentaron dos proyectos de resolución opuestos. Uno, copatrocinado por más de cuarenta países, incluyendo a Costa Rica, proponía la negociación de una prohibición de todas las formas de clonación. Otro, patrocinado por más de una treintena de naciones, buscaba prohibir sólo la clonación reproductiva.

La situación era tensa. Ambos grupos buscaban apoyos adicionales a sus proyectos. La posición de varias naciones indecisas oscilaba. Se hicieron varias propuestas de consenso, tal como hacer dos tratados paralelos o permitir reservas. Sin embargo, estas propuestas no eran aceptables. En realidad no puede existir una posición intermedia. Quienes creemos que la clonación experimental es una seria violación de los Derechos Humanos, no podemos aceptar que se la legitima directa o indirectamente. Por otra parte, quienes quieren lucrar de la clonación experimental, no pueden aceptar que se la condene internacionalmente. Parecía que la situación se iba a dirimir por una votación, que las delegaciones que apoyábamos una prohibición amplia estábamos seguros de ganar.

Eventualmente, el presidente de la Sexta Comisión, junto al delegado de Suiza, propuso que se pospusiera el tema para tomar una decisión este año, entre septiembre y diciembre del 2003. Luego de largas negociaciones, esta propuesta fue aceptada.








El Futuro de las Negociaciones

El tema de la clonación humana volverá a ser discutido formalmente por la Naciones Unidas entre septiembre y diciembre de este año. Sin embargo, en la actualidad se realizan intensas discusiones en Nueva York para convencer a las distintas delegaciones de los varios puntos de vista.

En estas consultas, hemos recibido noticias muy positivas. Varias naciones que tenía una posición oscilante se están moviendo a apoyar una prohibición completa. Algunas naciones que apoyaban una prohibición sólo de la clonación reproductiva están estudiando la posibilidad de cambiar su posición. Según entendemos, este es el caso de tanto de Francia como de Alemania, cuya legislación interna prohíbe ya todas las formas de clonación.

Sin embargo, hasta ahora, nadie ha presentado un proyecto de convención. Hace falta un texto que sirva de base de para las negociaciones. Una vez que surja este texto, será más fácil promover esta iniciativa que busca proteger al máximo la dignidad humana y los derechos Fundamentales del ser humano. Muchas Gracias
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org