LA PíLDORA DEL DíA SIGUIENTE (PAE)

Autor: Paz Fernández Cueto Fuente: Yo Influyo

Nuevamente el debate, ante el anuncio de la Secretaría de Salud de incorporar el método conocido como PAE, pastillas anticonceptivas de emergencia, también conocidas como píldoras de día siguiente, al cuadro básico de medicamentos para el control natal. Como era de esperar, el secretario de Salud Julio Frenk fue cuestionado por Gobernación, así como por representantes de distintos sectores sociales incluyendo la cúpula de Acción Nacional, desatándose un mar de confusiones que conviene aclarar de inmediato. La pregunta central es la siguiente: ¿Se trata de un método anticonceptivo común, tal como ha sido presentado por la Secretaría de Salud, o se refiere más bien a la inclusión de un método abortivo de planificación familiar, fomentado por la OMS para promover al aborto a nivel mundial? Y algo muy importante, ¿qué consecuencias tiene para la salud de la mujer?

1. ¿Es o no un método abortivo? La ciencia descubre a un ser humano plenamente identificado a partir de la fecundación, ya que el óvulo fecundado o embrión contiene todas las especificaciones de su especie incluyendo lo humano. Al ingerirse la píldora del día siguiente después de una relación sexual caben tres posibilidades: 1. Se evita la liberación del óvulo actuando las pastillas como antiovulatorias, no siendo abortivas en este caso, al no existir un óvulo fecundado. 2. Se impide que el óvulo ya liberado sea fecundado por un espermatozoide, actuando como anticonceptivas, no habiendo tampoco aborto en este caso por no existir fecundación, y 3. Se impide la implantación del óvulo una vez fecundado en el útero, actuando las pastillas como antiimplantatorias, provocando el desprendimiento de un embrión ya fecundado, es decir un aborto, al impedir que éste se anide en el útero preparado para recibirlo.

Este método no sería aprobado por Greenpeace si se tratara de huevos de tortuga y tal acción merecería la cárcel, seguramente porque el huevo contiene el embrión de una tortuga que nacerá más tarde, si es que no la destruyen en el camino. ¿Por qué tanto empeño en insistir que el método no es abortivo? ¿Por qué no reconocer simplemente que las PAE son abortivas en algunos casos, matando embriones humanos, de vez en cuando? No es cuestión de fe, ni debe mezclarse este asunto con creencias personales de uno u otro bando, como se ha venido manejando este debate confundiendo a la opinión pública. Se trata de una evidencia médica, por tanto, habría que llevar la discusión lejos del terreno de la fe o de la religión, al campo del conocimiento científico, y que después cada quien actúe de acuerdo a sus convicciones o creencias. Afortunadamente vivimos una época en que la información está al alcance de la mano y en la que no se puede tapar el sol con un dedo. Les invito a consultar una página que amplía esta información: www.tercerefecto.com

2. ¿Se trata de la inclusión de un método de planificación familiar promovido por la OMS para promover el aborto? El pasado 24 de abril, el diario británico The Observer publicó un reportaje sobre la oposición del gobierno de Estados Unidos a los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud, OMS, por promover las píldoras abortivas en los países en donde el aborto no es legal -como es el caso de México-, incluyéndolas en su lista de fármacos esenciales -léase cuadro básico de medicamentos-. El diario británico informó que el Departamento de Salud de Estados Unidos ha estado haciendo cabildeo ante la Dirección General de la OMS para bloquear la aprobación de esas píldoras, en sintonía con la política de defensa de la vida emprendida por el presidente George W. Bush. Está visto que el presidente de Estados Unidos sí ha sido congruente en la defensa de los principios del partido que lo llevó al poder. No es este el caso del gobierno del presidente Fox que, al menos en este rubro, ha traicionado los principios de su partido y de quienes le favorecimos con nuestro voto, dando rienda suelta a los proyectos de Julio Frenk, contradictorios a sus compromisos de campaña, de construir un país fincado en el respeto a la vida y en la salvaguardia de los derechos humanos.

Exigimos una rectificación ya que la inclusión de la píldora en su carácter de abortiva de vez en cuando, viola también de vez en cuando, los artículos 1o. y 14 constitucionales y el 4o. que establece los derechos de los niños. Asimismo contradice la Declaratoria de la Suprema Corte de Justicia del 2000, que reconoce la existencia del ser humano desde el momento de la concepción. Nuevamente no es cuestión de fe o credo religioso, sino del respeto que un Estado laico debe tener a la Constitución. La actitud irresponsable del doctor Frenk sólo se explica por sus aspiraciones políticas con miras al 2006 de encabezar la OMS, evidenciando su compromiso hacia esta organización, movido por sus intereses personales.

3. ¿Y qué decir sobre los problemas que la PAE representa para la salud de la mujer? En junio pasado, durante el XXVIII Congreso de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, más de 2 mil 500 expertos discutieron los últimos avances médicos de su especialidad. Ante la evidencia de que las PAE se están convirtiendo en un anticonceptivo habitual para adolescentes en fin de semana, José María Lailla, vicepresidente de la Sociedad Española de Ginecología, alertó a sus colegas sobre los importantes riesgos para la salud que tiene esta píldora abortiva, advirtiendo que sólo debe usarse bajo estricta prescripción médica. A este respecto, el doctor Luis Mercé, miembro de la Unidad de Reproducción de la Clínica Ruber Internacional, insistió en que la pastilla del día después "es un producto con riesgo", indicando a los especialistas que su ingesta precisa un control posterior de la paciente. El método no es otra cosa que una sobredosis de estrógenos que, administrada tempranamente en dosis importantes y sin vigilancia médica, puede provocar el crecimiento de tumores de mama, y otro tipo de trastorno, sin contar con el aumento de las relaciones sexuales eventuales y por tanto de riesgo. ¿Cómo va a asegurar la Secretaría de Salud la vigilancia médica a las miles de adolescentes que opten por ingerir la PAE? ¿No les parece el colmo de la irresponsabilidad? Pero no hay más ciego que el que no quiera ver. Los defensores de las PAE insisten en que su distribución masiva disminuirá los embarazos no deseados, a lo que la doctora Rosa María Sabatel de la Universidad de Granada, durante el congreso del pasado junio, expone simplemente lo que ha sucedido en España: la llegada al mercado de la píldora poscoital no ha provocado una disminución de los embarazos no deseados sino que siguen aumentando.

Soy madre de adolescentes por lo que me atrevo a afirmar que más allá del atentado a la salud de nuestras hijas, que es muy grave, el efecto más dañino que tendrá la distribución masiva de las PAE sin receta médica, sin vigilancia ni autorización de los padres y en forma gratuita, es la banalización del sexo, la falta de respeto al propio cuerpo convertido en objeto de placer, el aumento de vulnerabilidad de la mujer ante los abusos del hombre -al fin que existen las PAE-, el fomento de relaciones promiscuas, la promoción de una anticultura que lleva a la irresponsabilidad, al no rendimiento de cuentas, a la evasión sistemática para afrontar las consecuencias de los propios actos, a vivir de la trampa y del engaño. La misma tentación de siempre de encubrir los errores con falsas razones.
http://www.yoinfluyo.com.mx/artman/publish/article_4397.php
 
 
 
Haz politica es una publicación que promueve la participación política del ciudadano y su intervención en los asuntos públicos que atañen a la familia con su acción, su opinión y su voto.
Derechos reservados www.hazpolitica.org -  Solo: comentarios@hazpolitica.org